“La mancha humana” de Philip Roth y su versión “performance” por alumnos de Yale

Décadas atrás, un profesor de universidad podía hundir a un alumno de por vida de forma impune; hoy, cualquier alumno -desde 4º de ESO hasta la universidad– puede arruinarle la vida a un profesor solvente y el equipo directivo se va a decantar sistemáticamente por sacrificar la profundidad en pro de una supuesta paz social.

Este escándalo recuerda de modo sorprendente el argumento de La mancha humana, la obra maestra de Philip Roth, en lo que se refiere al desencadenante del escándalo. Señalan algunos comentarios al pie lo grotesco que resulta escuchar a alumnos privilegiados –en este caso, de diferentes minorías étnicas– protestar como si fuesen pobres nacidos en míseros villorios hindús o en barrios peligrosos de los USA.

Para entender el papel de Claudia Cardinale en “El día de la lechuza”

DE LA HABANA HA VENIDO UN BARCO CARGADO DE...

Il giorno della Civetta, dirigida por Damiano Damiani, es una película de 1968 que retrata la actuación de la Mafia en el Sur. La trama gira en torno a la investigación sobre la muerte de un trabajador de la construcción mientras se construyen nuevas carreteras. La mafia suministra materiales de calidad inferior a un precio inflado.

Aunque retrata un sur atrasado, sujeto a los viejos clientelismos y a premisas fascistas, los dos protagonistas, Claudia Cardinale y Franco Nero, simbolizan la nueva Italia del momento con sus anhelos de justicia de inspiración probablemente comunista: el joven policía  con estudios superiores quiere que la ley sirva para atajar la corrupción mientras Claudia, cuyo marido ha huido probablemente por temor a represalias tras haber sido testigo del asesinato, es la pobre, bella y virtuosa esposa del obrero.

Naturalmente, son varios los truhanes que pretenden aprovecharse de su situación y…

Ver la entrada original 382 palabras más

Alcaldes italianos al borde de un ataque de nervios… Ley y desorden

El alcalde de Messina no llegará a final de año si continúa así.

La imagen que da del país es escalofriante:

Calles desiertas en mi barrio; el que sale a cara descubierta parece un extraterrestre. Dejamos para otro momento el sesudo análisis de la crisis global que se avecina y solicito humildemente a la ONU que ordene a astrólogos y horoscopistas y otros visionarios –también de la economía-ficción– se hagan el harakiri en plaza pública. Todos juntos, por ahorrar.