Insistamos en ser útiles…

Pero no de cualquier manera ni a cualquier precio.
Mientras en Madrid están a un paso de ponerle una estrella de la vergüenza a los pobres –en Cataluña hace tiempo que lo hacen: primero te empobrecen, si te rebelas te condena al ostracismo–, dediquemos nuestro tiempo a ser útiles en la medida de nuestras posibilidades.
Aquí traigo un vídeo que resume la trayectoria del fotógrafo brasileño Sebastiao Salgado, adoptado por los franceses –algo habitual cuando uno procede de una vergonzante dictadura latinoamericana o española–. Aunque el documental que filmó con Wenders, La sal de la tierra, es, quién lo duda, más brillante, de imprescindible visión para los amantes de la fotografía, este tiene el aliciente de sus comentarios acerca del Brasil de Bolsonaro. Recordemos el compromiso de Salgado con su tierra y cómo recuperó el territorio natural en los terrenos de la granja familiar, que se hallaba completamente devastado, plantando miles de árboles de diferentes especies, hasta convertirlo en un modelo de recuperación ecologista.
Hagamos lo posible para que los agoreros de la pandemia y los oportunistas de la crisis no nos cierren, ni poco ni mucho, el horizonte

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s