“Zabriskie Point, rastros arqueológicos de los años 70” en Jot Down

Daria Halprin y Mark Frechette, la icónica pareja protagonista de Zabriskie Point

Mi artículo dedicado a la segunda película de Antonioni del ciclo inglés, que incluye Blow Up y Profession reporter, se publica hoy en Jot Down.

 

What a Life! en Drunk

Gran película. Cada vez me gusta más Thomas Vinterberg. Equipo de actores fenomenalmente dirigidos. Y Mads Mikkelsen dominando la pantalla como él sabe hacerlo.

En Francia, una semana antes del confinamiento estricto que solo permite salir 1 hora al día

Libros frescos…

Un libro que podría haberse escrito y publicado hace más de 30 años, visto que fue el yuppismo de los años 80 el que instauró la falacia de que el éxito depende del mérito personal y de la capacidad de trabajo. Es más interesante la lectura si se van poniendo nombres propios a los ejemplos que el autor ofrece. Contiene una parte de resumen histórico muy convincente.
me llamó la atención el resumen biográfico de este caballero, que actuó como otros líderes europeos al tomarse como deber el defender la autonomía energética del país. Lo que damos en llamar patriotismo bien entendido. Veremos…
Conversaciones mantenidas por diferentes figuras literarias, escogidas entre los participantes en sucesivas ediciones del Hay Festival.

The Hippie Revolution (1968 & 1986) de Jack O’Connell

The Hippie Revolution is Jack O’Connell’s 1968 documentary, revived and updated 20 years later, detailing the Summer of Love in 1967 with some modern reminiscences from Louise “Today” Malone, his beautiful hippie chick from his original footage. He went back to San Francisco to film her again, ingeniously incorporating the new material with the old. http://www.jackoconnellfilms.com

Padura, un payaso laureado

Estaba leyendo la última “novela” de Padura, flamante premio Whatever español, en vista a reseñarla para una muy prestigiosa revista, pero he avisado de que no voy a hacerlo no solo porque es un bodrio infame, inflado hasta superar las 600 (insoportables)  páginas, sino porque además contiene escenas, situaciones, frases plagiadas con descaro.

Se supone que trata de la amistad de un grupo de cubanos y de la diáspora pero no es más que un absurdo cocido de escenas, personajes superficiales y un insulto a la inteligencia de los lectores mayores de edad.

Tiempo atrás, Zoe Valdés lo acusaba de haber mirado demasiado de cerca para escribir El hombre que amaba a los perros a En la pupila del Kremlim, de Álvaro Alba. Una puede pensar que porque ambos escritores son enemigos acérrimos hay que descontar carga a la acusación –de hecho, dedica una larga pulla a la Valdés omitiendo el nombre–, pero de verdad que leyendo esta basura espantosa, ridícula con sus pretensiones de alta literatura, engolada hasta la bobería en las elucubraciones de unos personajes más superficiales que una hoja de afeitar, que no representan a nadie auténtico a fuerza de ser un conglomerado caprichoso de estereotipos, combinado con situaciones y reflexiones plagiadas sin sonrojo y a la vez torpemente — de por lo menos una novela, como mostraré en su momento–, que es Como polvo en el viento esa primera acusación se hace plausible.

Supongo que buenos escritores vejados por el régimen castrista, como Antonio José Ponte, autor de La fiesta vigilada, o el ensayista Rafael Rojas, autor de El estante vacío y Tumbas sin sosiego, o el excelente novelista José Manuel Prieto, que publicó Rex en España, sabrían señalar con más propiedad que yo por qué es un fraude lo que Padura –Padura Caradura lo llaman, y ahora comprendo por qué– relata del Período Especial, del Maleconazo –que ni siquiera nombra como tal–, de los fusilamientos de capitostes del castrismo por corrupción o tráficos mayores –todo lo que en su condición de Gran Escritor de Cuba debería ofrecer al lector con mayor detalle y calidad así como profundidad de la información y la reflexión política.

Hablando de tráficos, cada vez está más claro que en España existe un potente tráfico de manuscritos que se pone al alcance de escritores conocidos y prolíficosrecuérdese que Lola Gulias puso el texto Embassy y la inteligencia de Mambrú, rechazado por la Agencia Kerrigan, al alcance de María Dueñas, a la que representa esta misma agencia, y que la Dueñas extrajo de él la información que daría pie a su primer bestseller-– y que el sistema español de premios, galardones, recompensas es una gran malversación intelectual y profesional. No he dicho que estuve en la agencia Kerrigan varios años y que Lola Gulias fue la primera que leyó las dos largas partes de la novela -115 páginas– que han sido objeto de plagio. Luego la leyeron al menos dos agencias más: una de ellas se mostró muy interesada, con intención de rescatar además La mentira y el asunto no prosperó porque me estaban destrozando el piso –situación que se solucionó, solo en parte, en 2012 cuando la Generalitat acreditó el estado en que lo habían dejado los últimos propietarios –que eran también administradores de la finca– fallando a mi favor en el Informe de tasación pericial contradictoria de 2012 (el  mobbing empezó en 1999!!) –, y, depresión por medio, no tuve ánimos para continuar.

Padura nunca ha sido un buen escritor –como ya escribí en otro post–, sus descripciones explícitas del acto sexual van de lo ridículo a lo nauseabundo, pero en la serie de Mario Conde consigue ser un escritor eficaz. Aquí es de una formidable deshonestidad intelectual tanto en el material que ofrece como en el que omite.

Smash!, de Ian Winwood

Mis traducciones - María José Furió / Liu

Dos décadas después de que los Sex Pistols y los Ramones dieran nacimiento a la música punk, sus herederos artísticos irrumpieron en escena y cambiaron el género para siempre. Mientras que la fama de los inventores del punk circulaba a un nivel casi clandestino con ventas regularmente bajas, sus herederos hicieron estallar todas las expectativas comerciales del género. Son muchos los libros, artículos y documentales que han centrado su interés en el nacimiento y auge del punk de los 70, pero pocos han dedicado un tiempo considerable a su resurgir durante los 90.

Smash!es el primero que lo hace, con el relato detallado de las circunstancias del cambio en la cultura musical de los 90 desde el grunge. Gracias a su fabuloso acceso a los protagonistas clave del momento, incluyendo a los mismos miembros de Green Day, Offspring, NOFX, Bad Religion, y muchos otros, el celebrado crítico musical Ian…

Ver la entrada original 50 palabras más