Toda vuestra buena conciencia sí que pasará

Trapiello

Andrés Trapiello y can

Leo con cierto estupor el artículo en Voz Populi que resume la última controversia sobre el homenaje a Gil de Biedma a propósito de lo comentado por Trapiello, lo que respondía García Montero, director actual del Instituto Cervantes, el quid de la anotación en los diarios del catalán sobre el comercio sexual que mantuvo en su momento con menores en Filipinas –el mismo destino de Matzneff, por si no se recuerda–, el comentario au dessus de la mêlée del editor de los diarios, Andreu Jaume, y me digo que todo esto sí pasará, con cierto asco.

Para empezar, no creo que nadie estaría discutiendo con tanto empeño –empeño en el homenaje y en el denuesto– si el poeta fuese un clase media cualquiera. También sorprende que el Cervantes tenga dinero para homenajes a figuras de sobras reconocidas y no lo tenga para dignificar las cantidades y plazos que dedica al pago de escritores y universitarios vivos como los que colaboran –y hemos colaborado– en secciones que tienen repercusión entre una amplísima -y mundial- comunidad de docentes, estudiantes e interesados en la literatura y culturas hispánicas.

Todo esto pasará muy pronto, pasará esta buena conciencia y súbita preocupación por niños abusados y prostituidos en décadas pasadas y en geografías remotas, pasará y continuará sin abordarse la cuestión de las vejaciones, humillaciones, defenestraciones de carácter profesional de ayer mismo y de hoy que se padecen en el medio cultural, sin exigirse el castigo a los premios amañados y a jurados comprados y agentes promotores del fraude, sin proponerse ideas, análisis y discursos de mayor calado que la descripción prolija de miserias personales y familiares. No se pedirá tampoco un cambio en la prescripción del delito de abuso sexual, a niños o a mayores de edad en situación de indefensión. No se atacará al Grupo Planeta y editoriales afines por abuso de posición al imponer tarifas que no permiten vivir a profesionales autónomos sin margen para negociar.

Toda esta buena conciencia pasará, los niños prostituidos y abusados continúan siéndolo hoy y mañana se sumarán otros, sin que nadie exija a los progenitores que se cosan los huevos ya que no pueden dar una vida digna a sus vástagos,

Todo será lo mismo; los articulistas y columnistas habrán cobrado sus artículos, se habrán cortado a medida su traje de Gran Escritor Ético y los pijos continuarán decidiendo qué se publica, de qué se habla y quién habla y por cuánto tiempo. 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s