Subtitular de más o de menos: “Il Conformista”, de Bernardo Bertolucci

Mis traducciones - María José Furió / Liu

 

 

 

 

En la revista VASOS COMUNICANTES de la Asociación de Traductores de España se publica hoy mi artículo dedicado a analizar diferentes aspectos de la gran película de Bertolucci, Il conformista, y especialmente de qué modo los errores en el subtitulado distorsionan o impiden comprender trama y subtexto.
Empieza así:

«El Conformista, de 1970, fue la primera película de Bernardo Bertolucci (Parma, 1941 – Roma, 2018) financiada por una gran productora (la Paramount), después de apenas cuatro largometrajes de ficción (La commare seca [Cosecha estéril, 1962], Prima della revoluzione [Antes de la revolución, 1964], Partner [id., 1968], Strategia del ragno [La estrategia de la araña, 1969], además de unos pocos documentales. El guion del propio Bertolucci adaptaba la novela de 1951 del mismo título de Alberto Moravia (Roma, 1927-1990). Puede decirse sin reservas que los años le han sentado muy bien y que…

Ver la entrada original 62 palabras más

Te llamaban María Schneider… o nada en Jot Down

Maria-Schneideer-tango

Imagen de la actriz en El último tango en París

Ya puede leerse en Jot Down el artículo dedicado a reflexionar en torno al libro de Vanessa Schneider, Tu t’appelais Maria Schneider, publicado en francés por la editorial Grasset, en el que rinde tributo a su prima, la célebre actriz de De profesión reportero, de Antonioni y El último tango en París, de Bernardo Bertolucci. Se han contratado los derechos para su adaptación al cine.

vanessa-schneider-portada-del-libro

“Zabriskie Point, rastros arqueológicos de los años 70” en Jot Down

Daria Halprin y Mark Frechette, la icónica pareja protagonista de Zabriskie Point

Mi artículo dedicado a la segunda película de Antonioni del ciclo inglés, que incluye Blow Up y Profession reporter, se publica hoy en Jot Down.

 

The Sheltering Sky – Bertolucci, Sakamoto, Bowles – piano

Cuentan que Bowles afirmaba que Bertolucci “no había entendido nada” de su novela, El cielo protector, pero lo cierto es que a la película le sientan bien los años.

Recorrí estos paisajes de Argelia en invierno del 91, un viaje raro con un grupo de desconocidos y un guía que solo escuchaba rai. Recuerdo que el tono general del viaje cambió desde el 1 de enero, que celebramos cerca de los oasis de Timimún, porque un chico que venía en nuestra furgo, muy serio y taciturno desde que salimos de Bcn, el 31 de diciembre parece que decidió dejar atrás su viejo yo y se convirtió en un personaje alegre que respondía a todo a carcajada limpia.

 Argelia estaba entonces, como tantos países arruinados por la ineficacia del comunismo –en plena crisis soviética–, en una especie de limbo; el fracaso del sistema parecía inevitable en medio de un polvorín político como es África, continente devorado por la codicia de los países del norte y que todavía no había sucumbido al islamismo radical.

¡Cuánto me gustaría volver!